EmpreNautas

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Desechando lo desechable.

Correo Imprimir PDF
Indice del artículo
Desechando lo desechable.
Todo se tira
Qué usabamos
Todas las páginas
Desechando lo desechable

Seguro que el destino se ha confabulado para complicarme la vida.

 

No consigo acomodar el cuerpo a los nuevos tiempos.

 

O por decirlo mejor: no consigo acomodar el cuerpo al “use y tire” ni al “compre y compre” ni al “desechable”.

 

Ya sé, tendría que ir a terapia o pedirle a algún siquiatra que me medicara.

 

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco.

 

No hace tanto con mi mujer lavábamos los pañales de los gurises.

 

Los colgábamos en la cuerda junto a los chiripás; los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

 

Y ellos… nuestros nenes… apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda (incluyendo los pañales).

 

¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables!

 

Sí, ya sé… a nuestra generación siempre le costó tirar.

 

¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables!

 

Y así anduvimos por las calles uruguayas guardando los mocos en el bolsillo y las grasas en los repasadores. Y nuestras hermanas y novias se las arreglaban como podían con algodones para enfrentar mes a mes su fertilidad.

 

¡Nooo! Yo no digo que eso era mejor.

 

Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra.

 

Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto.

 

Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.

 

¡Guardo los vasos desechables! ¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez! ¡Apilo como un viejo ridículo las bandejitas de espuma plast de los pollos! ¡Los cubiertos de plástico conviven con los de alpaca en el cajón de los cubiertos!

 

Es que vengo de un tiempo en que las cosas se compraban para toda la vida.

 

¡Es más! ¡Se compraban para la vida de los que venían después!

 

La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, fiambreras de tejido y hasta palanganas y escupideras de loza.

 

Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de heladera tres veces.

 

¡Nos están jodiendo!

 

¡¡Yo los descubrí… lo hacen adrede!!

 

Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo.

 

Nada se repara.

 

 

¿Dónde están los zapateros arreglando las medias suelas de las Nike?

 

¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando sommier casa por casa?

 

¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?

 

¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?

 



Última actualización en Martes, 29 de Mayo de 2012 18:36  
Share


¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

 

Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

 

Suscribite desde aquí


Para Pensar

 

"... la estrategia es fácil, lo dificil son las tácticas, las decisiones que todos los días y todos los meses hay que tomar para dirigir una empresa."

Arthur Rock.