EmpreNautas

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

¿Por qué ponemos azúcar en el salero?.

Correo Imprimir PDF
Sal en el salero
Hay una pequeña diferencia entre determinación y terquedad. Yo creo que ambas están muy unidas, pero hay una sutileza entre ellas que quiero compartir contigo.

 

Soy tan terca como determinada y por eso he logrado realizar mis sueños. Pero con el tiempo he aprendido a apreciar una sutil diferencia que hace ¡una gran diferencia! Siempre he dicho que los emprendedores se hacen preguntas diferentes.

 

Por ejemplo, en lugar de preguntarse: ¿Puedo hacer esto? usan: ¿Cómo puedo hacer esto? No se preguntan ¿fracasaré? Sino ¿aprenderé? Estas pequeñas diferencias tienen un gran resultado. A veces estos pequeños cambios pasan desapercibidos.

Recuerdo que mi hermano Jorge, cuando tenía 7-8 años, puso azúcar en el salero. No sé cuánto tiempo tardamos en darnos cuenta. Siempre dábamos por hecho que el salero tenía sal. Se sonreía divinamente cuando comentábamos que "ya no hacen la sal como antes", hasta que mi mamá lo agarró in-fraganti llenando el salero con azúcar.

 

Éste es precisamente el tema que quiero compartir. Esas pequeñas diferencias. Nuestra sociedad no nos estimula a pensar egoístamente pero espera que seamos exitosos por nuestros propios medios. Pensamos entonces que realmente no podemos desarrollar una empresa si no tenemos los medios para hacerlo, pero mientras tanto, se nos va pasando la vida sin explorar como ir aprendiendo a manejar algunas cosas básicas. No pensamos que la mejor manera de mover una montaña es de a una piedra por vez.

 

Pensamos que algunos se atreven porque tienen un "no sé qué" no tenemos nosotros, porque por supuesto, siempre hay sal en un salero. Pero, ¿Qué pasa si damos un pequeño cambio? ¿Si decidimos HOY comenzar un camino hacia el emprendimiento?

 

Aquí está la diferencia entre la terquedad y la determinación. Ambas características nos llevan a lograr algo, pero la determinación se enfoca en aprender, resolver y modificar para ser más eficiente. La terquedad no. Una persona que actúa con determinación es inspiradora, una persona con terquedad provoca rechazo. La energía es la misma y la diferencia es tan pequeña como colocar azúcar en un salero.

 

¿Sabes por ejemplo, que hoy en día, no importa donde estés, puedes vender productos que no poseas, por internet? Si puedes leer esto, puedes hacerlo. ¿Sabes que puedes usar paypal para aceptar pagos por internet y transferir dinero en forma SEGURA y sin dar los datos de tu tarjeta de crédito? ¿Sabes que puedes usar Elance para contratar expertos y pequeños trabajos? Éstos son sólo tres ejemplos de empresas que nos permitan participar en mercados globales. Si tenemos tantas herramientas a nuestro alcance, ¿qué nos hace falta para hacer que todos los latinos seamos emprendedores?

 

 

 

Por eso este mes, mi tema es acerca de esa pequeña diferencia que genera un gran impacto. Si ponemos azúcar en el salero y comenzamos a explorar cómo damos pequeños pasos que nos permitan crear riqueza y apoyar el desarrollo de nuestra economía, estaremos generando grandes cambios que se reflejarán en nuestro bienestar y el de nuestra comunidad.



Alicia Castillo Holley

 


Alicia Castillo Holley es una experta reconocida internacionalmente en innovación y emprendimiento. Ha fundado 9 empresas entre ellas el primer fondo de financiamiento por capital semilla en Chile. Actualmente vive en Australia y viaja alrededor del mundo dando conferencias y asesorías. Su columna se publica en castellano en 8 países y en inglés en 64.
http://www.ventureslatinas.com/ y http://www.wealthing.com/ .

Su último libro “Creando Empresas Fabulosas” se encuentra disponible en Amazon.
Última actualización en Sábado, 24 de Julio de 2010 11:59  
Share


¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

 

Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

 

Suscribite desde aquí


Para Pensar

 

"El fracaso es la oportunidad para empezar de nuevo, de manera más inteligente."

Henry Ford.