EmpreNautas

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Casi Ángeles…!!

Correo Imprimir PDF
angels
Foto mark roy

Quiero compartir un tema de conversación que solemos tocar con personas que trabajamos con emprendedores, y hace unos días se disparó nuevamente cuando un estudiante que estaba haciendo su tesis me consultó sobre la contribución que hacen los Ángeles Inversores al desarrollo de emprendedores de nuestro País.

 

Antes de comenzar con la reflexión, me gustaría dejar una opinión sobre las posibilidades que tiene un nuevo emprendimiento en obtener un apalancamiento financiero. La experiencia nos demuestra que muchas veces un emprendedor “ama su proyecto”, pero cuando se lo lleva a la búsqueda de financiamiento externo que implique un compromiso a asumir riesgos, comienzan las dudas.

 

Esto es entendible, porque es común ver como, en nuestro contexto caen proyectos y buenas ideas simplemente por los vaivenes del mercado. Lejos de ser una desmotivación para quienes quieren emprender, debe ser un aliciente para pensar que cualquier emprendimiento productivo requiere en sus diferentes estados de desarrollo conseguir financiamiento (lo que implica asumir compromisos).

 

En este marco deben tener un papel más preponderante del que aún tienen los fondos de ángeles inversores. Si entendemos que estos “capitales ángeles”, son fondos de financiamiento (supuestamente más ágiles que un crédito) que posibilitan al emprendedor obtener un socio estratégico que le sume capital financiero, conocimiento del mercado, capacidad de management, etc.

 

Ahora bien, lo que está pasando en la Argentina, es que desde 2002 y luego se potencia en 2009, con las crisis económicas e institucionales por la que atravesó el País y la región, surgieron una importante cantidad de emprendimientos de alto grado innovador y muchas veces con un prometedor mercado. Ya hemos hablado sobre la directa relación que tienen las crisis con la creación de nuevos emprendimientos. Este contexto también coincide con el surgimiento o desarrollo de nuevas incubadoras o programas de apoyo a emprendedores. La existencia de nuevos emprendedores motivados por la idea de generar algo novedoso e innovador, requiere de un sistema financiero ágil y dinámico, que esté a tono con las necesidades. Así fue como comienza a crearse o ingresar al mercado un nuevo jugador: los ángeles inversores, quienes con recursos financieros y necesidad de generar rentabilidad más importante que inversiones tradicionales, se plantan en el sector ofreciendo recursos a cambio de rentabilidad.

 

El mecanismo de dichos fondos es la evaluación y puesta a prueba de los emprendedores y sus proyectos, para luego decidir invertir o no. Este mecanismo muchas veces suele ser duro ya que llevan al emprendedor a  evaluaciones  largas y tediosas para luego decidir invertir o no. Además se observan altos costos o rentabilidad exigida al emprendedor, lo que hace dudar si es conveniente o no asociarse.

 

 

 

Ejemplos, son los que sobran…


Hace algunos años, cuando dirigía la incubadora Emtec, me tocó la posibilidad de juntar a un emprendedor altamente innovador con un ángel inversor. Recuerdo como si fuera hoy ese momento, ya que no era fácil que alguien que ama lo que hace, y sobre todo proyecta su futuro en esa idea de negocio, aceptara que un externo quiera ponerlo a prueba sobre sus capacidades, y sobre todo pueda ser un futuro socio. En ese momento acercamos uno de estos grupos inversores muy reconocidos en el mercado, a un emprendedor innovador, quien debió presentar su proyecto siendo objeto de estudios y análisis financieros, técnicos, de productos, mercado, etc., y en todos los casos pasó favorablemente cada etapa. Se llegó al momento de definiciones, en donde se debía capitalizar el proyecto y donde el emprendedor debía dejar de “demostrar” para recibir ese aire financiero que necesitaba para potenciar su idea, su sueño… en este caso, la historia no llegó a un final feliz, lamentablemente para el emprendedor el fondeo se demoró (entre estudios, planes, etc., etc., etc.), y tuvo que conseguir que el financiamiento viniera directamente de su entorno más cercano.

 

 

El que sí llegó a un final exitoso fue para Marcelo otro emprendedor que conoció a su “ángel protector” en el lugar menos pensado y lejos de lo que “establece la teoría”. Resulta que todo comenzó en ocasión de viajes que me tocaban realizar a diferentes lugares del conurbano para dar charlas a emprendedores. En ese momento me llevaba un remís, cuyo chofer (y propietario) era una persona que solía invertir pequeños montos en emprendimientos inmobiliarios. Luego de varias conversaciones, y de escuchar cuando hablaba por teléfono se animó a preguntarme “¿de qué se tratan las incubadoras?, y ¿cómo podía participar sin tener él un proyecto para incubar?”. Recuerdo que lo invité a sentarse en la primera fila de una charla para alumnos de la Universidad de Lomas de Zamora. El objetivo era convencerlo (sin que se diera cuenta) de que podía ser un futuro inversor de alguno de los proyectos incubados en ese momento. Al salir, muy cansado porque era ya la noche, volvimos hablando todo el camino de lo interesante que le parecía todo, y que quería participar como socio de uno de los proyectos que presenté en ese momento. Se trataba de un proyecto altamente innovador, pero el fuerte del mismo radicaba en el perfil del emprendedor, un joven estudiante de ingeniería electrónica, que su sueño era desarrollar un Mouse por Ondas cerebrales. Esa historia tuvo, por suerte, un final feliz…

 

Conclusión…

Creo que las incubadoras o programas de apoyo a emprendedores, pueden cumplir parte de ese rol, porque son en definitiva quienes cuidan y protegen el desarrollo de un emprendedor.

 

Me parece que es necesario (y estos ámbitos deben jugar un rol más preponderante), convocar a inversores (considerados en el ambiente cómo NO PROFESIONALES). Esta característica de inversores, son por lo general empresarios, o personas comunes que deciden invertir en proyectos y que entienden que no solo son números lo que se manejan, sino que detrás de un emprendedor por lo general hay un fuerte sentimiento y ganas de transformar la realidad. Para ello deberán generarse ámbitos de confianza en donde se puedan encontrar la oferta con la demanda y poder conocerse e intercambiar experiencias. Esto no se genera sin una política de estado e instituciones que comulguen con estos conceptos.

 

Con respecto a los grupos de Ángeles Inversores, deben tener un mecanismo más ágil y no “penar” con altos costos de rentabilidad a los proyectos elegibles, con aquellos que evaluaron y  decidieron no invertir. Si van a ser “ángeles guardianes” de estos nuevos emprendimientos, deben jugar ese rol y no quedarse únicamente en ser simples espectadores de la realidad. Me refiero a no quedarse en evaluaciones y solicitudes de etapas que deben cumplir los emprendimientos, sino pasar a la acción.

 

Por Cristian Wertmüller
http://www.cambioemprendedor.com.ar/
Presidente de Actitud E y Director del Fondo de Garantía Bonaerense -FOGABA-.



Última actualización en Domingo, 04 de Agosto de 2013 17:07  
Share


¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

 

Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

 

Suscribite desde aquí


Para Pensar

 

"Lo que tienen en común los emprendedores no es un determinado tipo de personalidad, sinop un compromiso con la práctica sistemática de la innovación."

Peter Drucker