EmpreNautas

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

En busca del financiamiento perdido.

Correo Imprimir PDF
Free Money Collection in Cash Foto epSos.de

Mucho se habla y se escribe sobre estrategias o técnicas de financiamiento emprendedor, incluso muchos potenciales emprendedores invierten mucho esfuerzo en preparar sus planes de negocio y, de esa manera, seducir a (¿engatusar?) capitalistas de riesgo que aporten varios millones a su proyecto, incluso antes de haber vendido una sola unidad del producto. Quizás motivados por aquéllos que pregonan que sobran capitales y lo que falta son buenos proyectos.

 

Ahora son escasas las nuevas empresas que logran acceder al capital de riesgo en sus primeras etapas, digamos que el porcentaje de empresas “promisorias” (las de rápido crecimiento) financiadas con capital de riesgo ronda un 5% en EE.UU. (imagine en países donde la “industria” del capital de riesgo está menos desarrollada).

 

Miremos algunos datos del país del norte: en 1987 (dicen que un buen año en la materia) los capitalistas de riesgo financiaron 1.729 empresas, un número más que interesante, aunque de ese número sólo 232 fueron las empresas que se crearon, el resto de la inversión correspondió a empresas ya constituidas.

 

Por otro lado en ese mismo año, siempre en EE.UU., se registraron 631.000 nuevas empresas. Si hacemos los cálculos concluiremos que en 1987 de las empresas que se crearon en EE.UU. menos del 0,04% lo hicieron con aporte de capital de riesgo.

 

Pero si es cierto que hay tanto capital de riesgo disponible por qué no hay más empresas nuevas financiadas con capital de riesgo.

Los estudios realizados parecieran demostrar que la mayoría de los nuevos emprendimientos no cubren los requisitos mínimos que requieren los capitales de riesgo:

 

 

  1. Un proyecto a gran escala que atienda un mercado potencialmente grande o con una tasa de crecimiento elevada.
  2. Un producto innovador o novedoso.
  3. Una estrategia bien definida.
  4. Un management adecuado o fundadores creíbles.

 

Si estaba pensando en acceder a capitales de riesgo pero no cumple las condiciones l istadas debiera pensar en cambiar su estrategia de financiamiento.

Como si fuera poco, la literatura más tradicional en las materias relacionadas con las finanzas se refiere a las finanzas de grandes corporaciones que cotizan en bolsa y emiten acciones u obligaciones negociables o pueden utilizar alguna de las más modernas herramientas financieras.


¿Y el resto de los mortales? Bueno quienes estudiaron los pequeños (o no tanto) nuevos emprendimientos exitosos han descubierto que todos recurrieron al “bootstrap”, algo así como “financiamiento autogenerado” o “autofinanciamiento”.

 

 

¡¿Auto qué?! ...

Analicemos la siguiente definición de autofinanciamiento: “es una variedad de métodos ingeniosos para encontrar los recursos, maximizar su uso eficaz, y minimizar los costos explícitos asociados al uso de los mismos, ya sea si éstos se encuentran dentro del negocio, son obtenidos de otras personas, o provistos por otras compañías u organizaciones”.

 

La definición pareciera decirnos que, para la obtención de recursos (dinero, bienes o personas):

 

  • Sea ingenioso en la búsqueda.
  • Maximice el uso de esos recursos evitando capacidades ociosas.
  • Minimice el costo de los recursos .
  • Busque tanto dentro de su negocio, como en otras empresas o personas.
  •  

    Quizás quede un poco más claro el concepto de autofinanciamiento si miramos algunos ejemplos del mismo:

     

  • Si se necesitan máquinas se puede recurrir a la compra de equipos usados, alquiler o leasing; incluso alquiler de tiempo ocioso en equipos de terceros.
  • Contratar personal por plazos cortos o utilizando agencias de personal temporario.
  • Recurrir a “mano de obra no asalariada” como familiares y amigos.
  • Pagar a los empleados con opciones sobre el capital.
  • Pedir adelanto de clientes y/o priorizar la atención y venta a clientes que pagan a término.
  • Trabajar con mercaderías en consignación para pagarlas una vez vendidas o cobradas.
  • Dilatar el pago a proveedores.
  • Diferir el pago de los servicios y de impuestos.
  • Compartir oficinas para disminuir el costo del alquiler.
  • Trabajar desde el domicilio particular para evitar alquileres y otros gastos de estructura.
  • En algunos casos como el desarrollo del software se puede utilizar el equipamiento del cliente, incluso en horarios poco comunes (por ejemplo de noche).
  • Minimizar el retiro de efectivo del emprendedor.
  • Etc.

  •  

     

    Estos son sólo algunos ejemplos de cómo se puede autofinanciar un emprendedor, quizás no sean aplicables a todos los casos y tipos de emprendimientos pero pareciera que hay que dedicar una parte del esfuerzo que utilizamos para conseguir financiamiento como a buscar la manera de arreglarnos sin él.

     

    Miguel Angel Nuñez

    Fuentes:

    “Financiación Autogenerada: el arte de las empresas de nueva generación”, Amar Bhide
    “Origen y evolución de nuevas empresas”, Amar Bhide.
    “El financiamiento y las pequeñas y medianas empresas”, Colin Mason
    “Bootstrap Finance”, Dr. Lynn Neeley

     

     

    Última actualización en Domingo, 04 de Agosto de 2013 17:13  
    Share


    ¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

     

    Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

     

    Suscribite desde aquí


    Para Pensar

     

    "En algún garage, un emprendedor (EmpreNauta) está fabricando una bala en la que ha grabado el nombre de su empresa. Usted tiene una sola opción: Disparar primero."

    El Espíritu del Silicon Valley.

    Gary Hamel.