EmpreNautas

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

El peluquero, el emprendedor y el papa

Correo Imprimir PDF
El papa y el peluquero
Foto Eneas De Troya

Un emprendedor estaba cortándose el pelo en la peluquería de don Simón, días antes de hacer un viaje a Roma.

 

Le mencionó el viaje al peluquero, quien le dijo:

 

- ¿A Roma… por qué alguien querría ir a Roma?... Siempre está lleno de italianos que apestan. Estás loco si vas a Roma… ¿Y en qué te vas a ir?

 

- Voy con Alitalia, - respondió - Aprovechamos una buena oferta.

 

 

 

- ¿Con Alitalia? - exclamó el peluquero. - ¡Esa porquería de aerolínea!... Sus aviones son viejos, siempre llegan tarde y sus azafatas son feas y antipáticas ¿Y dónde te vas a quedar en Roma?

 

- Vamos al Hotel Internacional Marriot

 

- ¿Esa mierda de hotel? Todo el mundo sabe que es el peor hotel de la ciudad... Las habitaciones son pequeñas, el servicio es malo y encima es caro!... ¿Y qué vas a hacer cuando estés por allí?

 

- Voy a ir al Vaticano y espero ver al Papa

 

- ¡Esta sí que es buena!, - se rió burlonamente el peluquero - Tú y un millón de personas más tratando de verlo. ¡Lo vas va a ver del tamaño de una hormiga!... Pero de todas maneras, te deseo mucha suerte en tu viaje. La vas a necesitar.

 

 

Pasó un mes y el emprendedor volvió para cortarse el pelo con Simón.

 

El peluquero le preguntó sobre su viaje a Roma

 

- Fue maravilloso - explico el tipo – No solamente llegamos a tiempo en uno de los aviones nuevos de Alitalia sino que, como había 'overbooking', nos pasaron a primera clase. La comida y el vino fueron deliciosos y tuvimos una azafata preciosa que nos atendió como dioses. Y el hotel, fue fantástico...

 

Acababan de hacer una remodelación de 25 millones de dólares y ahora es el mejor hotel de Europa. Allí también había 'overbooking', de manera que se disculparon alojándonos en una suite… ¡sin cargos extras!

 

- Bueno, exclamó sin mucho entusiasmo el peluquero… pero supongo que no pudiste ver al Papa

 

- La verdad es que fuimos muy afortunados porque, mientras paseaba por el Vaticano, un guardia suizo me dio unos golpecitos en el hombro y me explicó que al Papa le gusta conocer personalmente a algunos visitantes. Me invitó cordialmente a seguirlo para llevarme a las habitaciones privadas del Santo Padre, donde en persona nos recibiría. Cinco minutos más tarde, el Papa entró por la puerta y estrechó mi mano... ¡Incluso me dirigió algunas palabras!

 

- ¿De verdad? - dijo el peluquero conmovido

 

- ¿Y qué te dijo? - Preguntó

 

Me dijo:

 

- "Hijo mío.... ¿dónde demonios te cortaste el pelo?"

 

 

 

Última actualización en Sábado, 14 de Septiembre de 2013 23:25  
Share


¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

 

Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

 

Suscribite desde aquí


Para Pensar

 

"El verdadero emprendedor es quien siente que lo que está haciendo es algo por lo que hasta valdría la pena fracasar."

Andy Freire