¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

 

Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

 

Suscribite desde aquí


Para Pensar

 

"Estructuras simples, organizaciones con mínimos niveles jerárquicos, desarrollo humano y formación interna de las funciones ejecutivas. Flexibilidad y rapidez en las decisiones. Operar con las ventajas de la empresa pequeña que son las que hacen grandes a las grandes empresas."

 

Carlos Slim

Una historia de emprendimiento, en primera persona. PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrator   
Sábado, 02 de Mayo de 2015 19:15

Mi nombre es Ramón Egido. Hace unos 5 años me reuní con una serie de amigos con la idea de crear un Estudio de Desarrollo de Videojuegos. En principio hablamos sobre juegos masivos (MMO) para plataforma PC.

 

Tras aquella primera reunión me puse a evaluar diferentes motores de videojuegos, como Unity 3D, Torque, Unreal, etc.

 

Como resultado final me quedé con Unity 3D, y a partir de ahí, todo se quedó parado. Nadie, salvo yo, quería programar. Marketing, diseño, creación de la idea del juego, todo menos lo básico, programar. Claro, a mí también me gustaban más esas actividades, pero había que bajar a la tierra.

 

Los juegos hay que programarlos. Y además, había que aprender una nueva forma de hacer las cosas, pero nadie estaba por la labor. La única opción era entonces poner dinero para contratar unos programadores, pero tampoco nadie quería poner dinero para ello.

 

El proyecto quedó abandonado, principalmente, porque yo era consciente de que basar el modelo de negocio solamente en una persona era muy arriesgado y sobre todo exigía muchísimo tiempo. Dedicación total. Y yo también tenía mi trabajo habitual que no podía descuidar.

 

Sin embargo, yo no abandoné la idea de crear videojuegos, y comencé a aprender el funcionamiento de Unity 3D, llegando a programar algunas maquetas que me impulsaron a no abandonar.

 

Pero no fue hasta mediados de 2013 cuando decidí analizar de nuevo el mercado, esta vez en solitario, y volver a mi idea de crear un Estudio de Desarrollo de Videojuegos.

 

En esta época los juegos para móviles tienen una verdadera época dorada, y decido aprovechar ese tirón. Por temas de presupuesto inicial, decido comenzar mi andadura en Android en lugar de iOS, y compro una licencia de un motor de videojuegos llamado Game Maker, un joven motor que prometía, y que descubrí en mi última investigación al buscar motores 2D. Quería motores 2D porque me percaté que los juegos que habían tenido más relevancia, más éxito tal vez, en Google Play, estaban hechos en 2D.

 

Si salía bien, ese motor permitiría también exportar mis juegos hacia iOS, Windows y HTML 5.

 

Mi primer juego, Bouncing Balls, fue una prueba en la que evalué la velocidad de desarrollo en este nuevo motor frente al desarrollo nativo en Android, es decir, en Java.

 

 

El resultado fue excelente. En tan solo dos días de programación a tiempo parcial, creé un primer juego, sin tener nociones de Game Maker, que no fue superado por un desarrollo de dos semanas en Java, como suele decirse, "ni de lejos".

 

El resultado obtenido con Game Maker fue tan bueno que me lancé de lleno a la idea de crear juegos para Android, monetizados a través de publicidad.

 

Comencé a pasarme horas y horas mirando y buscando en Google Play. Muchas horas. No sabría cuantificar bien ese tiempo. Y basándome en estas observaciones, creé Acertijos y Adivinanzas, un juego que llegó a ser TOP 1 en Google Play. No podía creérmelo. Y mi entorno mucho menos todavía. Pero este juego exigía casi actualizaciones diarias para fidelizar los usuarios. Y durante un tiempo corto así lo hice. Se te pasan por la cabeza muchas cosas mientras ves que los beneficios suben cada día.

 

 

 

Pero opté por la decisión más difícil de tomar. Quería comprender bien el mercado. Quería saber cómo llegue a estar arriba, y qué cosas te pueden hacer bajar. Quería saber también qué tipo de ingresos daría ese juego si no lo actualizaba todos los días, aunque esto último imaginaba que ya iba a ser mucho menos.

 

Decidí dejar de actualizar el juego y aprender todo lo que pudiera en su caída. Se supone que eso me daría tiempo para hacer otros juegos y datos sobre el propio mercado.

 

Hoy en día ese juego ya no está publicado en Google Play, pero todavía recibo algo de algún usuario que todavía lo tiene instalado. En su lugar desarrollé una segunda parte que está cosechando un buen éxito, Acertijos y Adivinanzas 2, con cerca del medio millón de descargas a fecha de escritura de estas líneas.

 

Aquella fue una buena y difícil decisión. Aprendí mucho.

 

Actualmente, un año y medio después de aquello dispongo de más de 80 juegos en Google Play, y un equipo de desarrollo en Argentina, otro en Zaragoza y otro en Madrid. Cuento con un equipo de diseño en Madrid y otro en Filipinas, y apuesto por el compromiso de mis programadores.

 

 

Es decir, ellos son freelance que van totalmente a porcentaje. No un 30, o un 35%, sino que participan de un 50% de los beneficios de los juegos que cada equipo desarrolla.

 

No sólo eso, sino que la empresa que soporta esta actividad, SYNCROM ESPAÑA SOLUTIONS, dona parte de los beneficios a Cáritas, porque creo firmemente que para recibir, hay que dar.

 

Cuando me preguntan qué espero del futuro, siempre digo lo mismo. Al final, no he creado una ONG, sino una empresa que ha de generar dinero para sus trabajadores y para crecer con nuevos proyectos cada vez más complejos. El siguiente escalón es hacerse un nombre dentro del mundo de los juegos educativos y lúdicos para niños, y por supuesto, poder llegar a hacer algo de éxito en juegos para mayores. Y en todo este camino, colaboraré con diferentes ONG's, intentando hacer de éste un mundo mejor con mi pequeño granito de arena. Pero no me engaño. El camino es duro y la competencia alta, y aunque en este mundo hay un factor suerte muy influyente, creo que el trabajo esfuerzo son las claves para alcanzar el éxito.

 

 

Ramón Egido.
http://www.SyncromEntertainment.com

 

Ramón Egido es el CEO y fundador de Syncrom España Solutions, empresa española dedicada a diseñar, desarrollar y comercializar juegos para dispositivos móviles. En su página web www.SyncromEntertainment.com podemos encontrar más de 80 títulos publicados, y casi todos ellos gratuitos y monetizados a través de la publicidad. Entre sus juegos se encuentran Puzles Infantiles, con más de 555.000 descargas, y Acertijos y adivinanzas 2, con más de de 460.000.

Última actualización en Sábado, 02 de Mayo de 2015 19:58
 
Share